Members of the National Socialist Movement  in Washington David Holloway/Getty Images

El nazismo: ¿tan americano como el pastel de manzana?

NEW HAVEN – ¿Hay riesgo de nazismo en Estados Unidos? La respuesta corta, a pesar de los preocupantes hechos del fin de semana pasado en Charlottesville (Virginia), es no.

La ciudad, sede de la Universidad de Virginia (fundada por Thomas Jefferson), fue el lugar elegido por nacionalistas blancos, separatistas, neonazis, miembros del Ku Klux Klan y otros grupos de ideas similares para una marcha con esvásticas y antorchas a la manera de los nazis, que continuó al día siguiente con hechos de violencia matoneril. Un supremacista blanco llegó al extremo de lanzar su auto contra una muchedumbre de contramanifestantes, matando a una persona e hiriendo a otras diecinueve.

Los grupos responsables de la violencia en Charlottesville se regocijaron con la elección del presidente estadounidense Donald Trump, el pasado noviembre. Y este se ha mostrado dubitativo a la hora de repudiarlos. Durante la campaña electoral, cuando David Duke (ex “Gran Brujo” del KKK) lo apoyó públicamente, Trump tardó un tiempo escandalosamente largo en rechazar a Duke y sus seguidores; también incitó más de una vez a la violencia, al tiempo que manifestaba ilimitada admiración por líderes autoritarios como el presidente ruso Vladimir Putin.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/I5qEbSV/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.