Harlesden, Northwest London PYMCA/UIG via Getty Images

Cuando las prestaciones sociales sabotean vidas

OXFORD – En plena época navideña, el Reino Unido acelera el despliegue de un esquema de seguridad social que sólo podría gustarle a Ebenezer Scrooge. El programa de “crédito universal” reemplaza seis prestaciones sociales distintas (por ejemplo, el crédito fiscal por hijo y la ayuda para vivienda) con una sola. El objetivo es incentivar el empleo y crear un sistema electrónico más fácil de usar.

Al menos esa es la idea. Por desgracia, el despliegue del nuevo sistema fue complicado. La espera mínima de 42 días antes del primer pago dejó a algunas familias sin un centavo por hasta seis semanas, y cuando el dinero llegó, muchos receptores se encontraron con una reducción de los beneficios. En áreas donde la implementación del crédito universal está extendida se ve un aumento de las derivaciones a bancos de alimentos y de los desalojos.

Pero dejando a un lado las noticias dramáticas, la reforma del sistema de prestaciones británico tiene un problema más profundo del que nadie habla: en vez de reducir la pobreza, puede ser que la agrave.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To access our archive, please log in or register now and read two articles from our archive every month for free. For unlimited access to our archive, as well as to the unrivaled analysis of PS On Point, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/KSO7RYF/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.