trump and pence The Washington Post/Getty Images

Cómo despertar de la pesadilla Trump

PARÍS – El pueblo estadounidense tiene tres formas de escapar del mal trago de la presidencia de Donald Trump. Pero que lo haga, y cuándo, es una cuestión irreductiblemente política, no una que dependa de posibilidades legales.

En primer lugar, está el método nixoniano, donde el presidente, desgastado por la lucha, asustado y deseoso de evitar el proceso legal en su contra que empieza a organizarse, renuncia al cargo. Pero ¿elegiría Trump esa salida? ¿Comparte con su distante predecesor republicano una predisposición suficientemente fuerte a la melancolía? ¿Es imaginable que un hombre pueril, compulsivo y narcisista entregue sin luchar el juguete superlativo del cargo más alto en el país más poderoso del planeta? Yo lo dudo.

En segundo lugar, está el artículo 4 de la 25.ª Enmienda de la Constitución, ratificada en 1967, que detalla un mecanismo para que el vicepresidente y el gabinete puedan actuar en reemplazo de un presidente muerto o impedido de gobernar por motivos de salud. Por ejemplo, es lo que hubiera podido suceder cuatro años antes, tras el atentado contra John F. Kennedy, si este no hubiera muerto de las heridas recibidas. La posibilidad resurgió brevemente cuando el presidente Ronald Reagan comenzó a mostrar los primeros signos de la enfermedad de Alzheimer.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/eW4eVYP/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.