0

Un “test match” diplomatic entre la India y Pakistán

LAHORE – En 2005, durante una visita a Islamabad, conocí al presidente paquistaní Pervez Musharraf y le comenté sobre una conversación que había tenido con el primer ministro Manmohan Singh de la India. El líder indio, a quien conozco desde hace años, había dicho que quería que uno de sus legados fuera una mejor relación con Pakistán.

La respuesta de Musharraf fue interesante. Dijo que tenía la misma aspiración, pero que era necesario un esfuerzo de ambas partes para que las cosas avanzaran. “He invitado a Manmohan media docena de veces a visitar Pakistán. También ofrecí llevarlo a su pueblo cerca de Chakwal, a pocos kilómetros al sur de Islamabad, donde nació. Pero sigue poniendo reparos”, me dijo.

Repetí la conversación con Singh, quien explicó que en una democracia como la de la India, hace falta trabajar mucho con los miembros de la coalición y la alta burocracia antes de que el primer ministro pueda viajar a Pakistán. “Musharraf es un líder militar; sólo necesita hacer las valijas y partir”.

Musharraf efectivamente viajó pocos meses después, cuando forzó una invitación de Singh para mirar un partido de cricket entre los dos países en Nueva Delhi en 2005. Al gobierno indio le llevó cierto tiempo responder al pedido de visita de Musharraf. Cuando la respuesta finalmente llegó, se percibía en ella la calidez característica de Singh.