Skip to main content

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated Cookie policy, Privacy policy and Terms & Conditions

roe38_CimmerianGettyImages_conferencetablechairs Cimmerian/Getty Images

Por qué los CEO de Estados Unidos hablan de capitalismo de accionistas

CAMBRIDGE – Allá por el mes de agosto, la organización Business Roundtable (Mesa Redonda de Negocios), integrada por los máximos responsables ejecutivos de las compañías más grandes de Estados Unidos –con ingresos anuales combinados de más de 7 billones de dólares- actualizó su declaración histórica sobre el propósito corporativo. No tiene que ver exclusivamente con los accionistas, dicen los CEO; sus empresas deben estar comprometidas con todas las partes, incluidos los clientes, los empleados, los proveedores, las comunidades y el medio ambiente. De hecho, los accionistas figuraban en el último lugar de la nueva lista de los CEO. Y se comentó que el principal autor del comunicado, en su aparente euforia, ha dicho que se siente como Thomas Jefferson al redactar la Declaración de Independencia.

El anuncio de agosto generó tres líneas de reacción más relevantes. Primero, algunos analistas liberales aplaudieron a los líderes empresarios norteamericanos por, finalmente, escuchar el mensaje. No criticaron los objetivos, sino la falta de una propuesta para saber cómo los diferentes actores pueden pedirles una rendición de cuentas a los CEO. Los observadores más escépticos dijeron que la declaración difería poco de los pronunciamientos anteriores de Business Roundtable sobre el propósito corporativo: las juntas y los ejecutivos necesitan, o al menos buscan, discreción para equilibrar los intereses de varios actores más allá de los dueños de la compañía. Para estos críticos, esta última declaración no ofreció nada nuevo, sino que es un manifiesto actualizado de la discreción y el poder de los CEO y las juntas para manejar sus empresas como lo crean conveniente.

La tercera línea de reacción provino de los realistas empresarios, que señalaron que las empresas exitosas no pueden hacer lo que quieren con sus clientes, empleados, proveedores y comunidades. Inclusive una compañía que está extremadamente focalizada en el valor accionarial debe contar con la lealtad de otros actores y evitar ganarse enemigos entre ellos. Los proveedores no acelerarán una entrega si temen que no les van a pagar, los empleados malhumorados no producirán un producto de calidad y los clientes furiosos comprarán en otra parte.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

https://prosyn.org/4dzGzSSes;

Edit Newsletter Preferences