LED lights light up life size terracotta warriors Christopher Furlong/Getty Images

El aprendizaje automático es una cuestión política

WASHINGTON, DC – Alrededor del 1200 a. C., la dinastía Shang en China desarrolló un sistema fabril para la creación de miles de enormes recipientes de bronce destinados a usos domésticos y ceremoniales. En este temprano ejemplo de producción en masa, el proceso de fundido del bronce demandaba una complicada planificación y la coordinación de grandes grupos de trabajadores, que debían realizar una tarea distinta cada uno, en un orden exacto.

Un proceso de igual complejidad se utilizó para la confección del famoso ejército de guerreros de terracota revelado mil años después por Qin Shi Huang, primer emperador de China. Según el Museo de Arte Asiático de San Francisco, las estatuas “se crearon mediante un sistema de producción en serie, precursor de futuros avances en la producción en masa y el comercio”.

Algunos estudiosos han conjeturado que estas tempranas formas de tecnologías de trabajo regulado tuvieron un papel importante en la configuración de la sociedad china. Entre otras cosas, habrían predispuesto a las personas a aceptar estructuras burocráticas, una filosofía social con énfasis en lo jerárquico y la creencia de que hay una sola manera correcta de hacer las cosas.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To access our archive, please log in or register now and read two articles from our archive every month for free. For unlimited access to our archive, as well as to the unrivaled analysis of PS On Point, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/WVaKBoF/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.