Una estrategia climática de choque Estados Unidos-China

LIVERMORE (CALIFORNIA) – La relación Estados Unidos-China presenta numerosos aspectos: unos polémicos actualmente, otros cooperativos. Un ámbito que brinda una oportunidad para la cooperación es el de la política energética y el cambio climático, porque los dos países representan más del 50 por ciento del consumo total de carbón, mientras que su participación combinada en las emisiones de gases que provocan el efecto de invernadero y en la economía mundial asciende al 40 por ciento.

Para que se logre un acuerdo internacional con miras a proteger el clima del mundo, se necesitarán medidas mucho mayores encaminada a reducir las emisiones de CO2 por parte de los Estados Unidos, además de compromisos vinculantes por parte de China para reducir su carga de carbono. Ahora bien, sin la cooperación EE.UU.-China, un acuerdo mundial sobre el clima quedará hipotecado. Por eso, un punto muerto en la relación EE.UU.-China es un problema a escala mundial.

China ha participado con mucha renuencia en las medidas mundiales encaminadas a reducir las emisiones totales. Las profundas reservas del Congreso de los EE.UU. sobre la aprobación de un proyecto de ley relativo al clima han resultado exacerbadas por las posiciones de China, en particular sobre cuestiones como, por ejemplo, la supervisión internacional y la rendición de cuentas sobre sus emisiones, que China considera una afrenta a su soberanía.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/eosw0HV/es;