Getty Images

The Year Ahead 2018

Cómo hacer que las redes sociales sean seguras para la democracia

OXFORD – En el período previo a las múltiples votaciones que tuvieron lugar en todo el mundo en 2016, incluyendo la votación por el Brexit del Reino Unido y la elección presidencial de Estados Unidos, compañías de redes sociales como Facebook y Twitter sistemáticamente le brindaron a una gran cantidad de votantes información de mala calidad -en verdad, muchas veces mentiras absolutas- sobre la política y las políticas públicas. Aunque estas compañías han sido muy criticadas, las noticias basura -historias sensacionalistas, teorías conspirativas y otra desinformación- siguieron generándose a lo largo de 2017.

Si bien ha surgido una creciente cantidad de iniciativas específicas por país destinadas a la verificación de datos y algunas nuevas aplicaciones interesantes para evaluar las noticias basura, desde las plataformas no parecen surgir soluciones técnicas a nivel del sistema. ¿Cómo deberíamos, entonces, hacer que las redes sociales sean seguras para las normas democráticas?

Sabemos que las empresas de redes sociales les están ofreciendo a los ciudadanos grandes volúmenes de contenido altamente polarizador durante los referéndums, las elecciones y las crisis militares en todo el mundo. Durante la elección presidencial en Estados Unidos en 2016, en las redes sociales se compartieron mucho más las noticias falsas que las noticias producidas profesionalmente, y la distribución de noticias basura alcanzó su punto más alto el día antes de la elección.

To continue reading, please subscribe to On Point.

To access On Point, log in or register now now and read two On Point articles for free. For unlimited access to the unrivaled analysis of On Point, subscribe now.

required

Log in

http://prosyn.org/kPCUSco/es;
  1. Donald Trump delivers his address to a joint session of Congress  Bill Clark/CQ Roll Call/Getty Images

    Trump’s Abominable Snow Job

    • In the 2016 US presidential election, Donald Trump presented himself as a populist who would protect America’s “forgotten” workers from the disruptions of trade and immigration and the nefarious designs of unnamed elites.

    • But, a year after assuming office, it has become abundantly clear that “America first” means workers come last.
  2. Project Syndicate

    PS Commentators’ Best Reads in 2017

    • For the first time, Project Syndicate has asked its contributors what they’ve been reading, and why. 

    • Their choices may surprise, but surely will not disappoint, readers seeking the most important books on history, politics, economics, as well as more than one novel.