Los seguros delincuentes sexuales de Yale

NUEVA YORK – En octubre de 2010, los actuales miembros de la antigua asociación de alumnos de George W. Bush, Delta Kapa Épsilon de Yale, recorrieron el patio del dormitorio de primer curso coreando estas consignas: “¡’No’ quiere decir ‘sí’! ¡’Sí’ quiere decir ‘anal’!” Exhibían carteles de este tenor: “Nos encantan las putas de Yale”.

Dieciséis estudiantes y licenciados de uno u otro sexo consideraron que la administración de la universidad no hizo lo que debía para acabar con semejante violación de los derechos de las estudiantes a disfrutar de un ámbito de estudio equitativo y no amenazante. En marzo, presentaron una demanda federal contra Yale, en la que alegaban que “su negligencia a la hora de abordar incidentes de acoso y agresión sexual ha creado un ‘ambiente hostil’ “.

La denuncia no se limitaba al incidente con la DKE. Según dicha reclamación, las estudiantes de primer curso fueron clasificadas conforme a su atractivo sexual y –lo más grave– la universidad de Yale no reaccionó adecuadamente ante las denuncias de agresiones o intentos de agresiones o acechos sexuales. Según Alexandra Brodsky, alumna de tercer curso de Yale y uno de los dieciséis denunciantes, los estudiantes están “en verdad frustrados y decepcionados por que la universidad de Yale deje una y otra vez de reaccionar ante actos públicos y privados de acoso y agresiones sexuales, lo que (...) perpetúa un ambiente en el que se toleran esos (...) actos”.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

http://prosyn.org/EM6WXYt/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.