0

¿Estropeará el éxito al Brasil?

RÍO DE JANEIRO – Últimamente, el Brasil ha estado apareciendo en los titulares internacionales, pero no por las historias tradicionales de violencia urbana, catástrofes naturales, corrupción política o desforestación del Amazonas.

En la cumbre del G-20 celebrada en Londres el pasado mes de abril, el Presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, hizo un llamamiento al mundo para que prestara atención al Presidente del Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, el “político más popular de la Tierra”, y le estrechó la mano, al tiempo que decía: “Mi hombre aquí. Me encanta este hombre”.

En septiembre, el Presidente destituido de Honduras, Manuel Zelaya, reapareció en su país dentro de la embajada del Brasil en Tegucigalpa después de tres meses de exilio. Aunque durante un tiempo su presencia agravó dramáticamente la situación, los diplomáticos brasileños, en colaboración con los EE.UU., lograron un acuerdo con las autoridades hondureñas para que permitieran a Manuel Zelaya volver a su cargo.

Después llegó la noticia de que el Brasil organizará los Juegos Olímpicos de verano en 2016, además de organizar la Copa Mundial en 2014.