cochrane3

El fantasma de la inflación navideña

STANFORD – La inflación sigue en aumento. Desde su punto de inflexión en febrero de 2021 hasta el mes pasado, el índice de precios al consumidor de Estados Unidos ha crecido el 6% -una tasa anualizada del 8%.

La causa subyacente no es ningún misterio. A partir de marzo de 2020, el gobierno de Estados Unidos generó alrededor de 3 billones de dólares de nuevas reservas bancarias (un equivalente a efectivo) y emitió cheques a personas y empresas. El Tesoro luego pidió prestados otros 2 billones de dólares aproximadamente y siguió mandando más cheques. El estímulo total llega a alrededor del 25% del PIB y a alrededor del 30% de la deuda federal original. Si bien gran parte del dinero fue para ayudar a gente y empresas muy afectadas por la pandemia, una buena parte también se envió sin tener en cuenta la necesidad, sólo a título de estímulo (o “favor”) para incentivar la demanda. El objetivo era inducir a la gente a gastar, y eso es lo que la gente está haciendo ahora.

Milton Friedman alguna vez dijo que si uno quiere inflación, no hace falta más que arrojar dinero desde helicópteros. Eso es básicamente lo que ha hecho el gobierno de Estados Unidos. Pero esta inflación norteamericana en definitiva es fiscal, no monetaria. La gente no tiene un exceso de dinero en relación a bonos; más bien, la gente tiene ahorros extra y un patrimonio aparente adicional para gastar. Si el gobierno hubiera pedido prestados los 5 billones de dólares para emitir los mismos cheques, probablemente tendríamos la misma inflación.

To continue reading, register now.

As a registered user, you can enjoy more PS content every month – for free.

Register

or

Subscribe now for unlimited access to everything PS has to offer.

https://prosyn.org/qeQji4ves