0

Las lecciones olvidadas de la burbuja inmobiliaria

NEW HAVEN – Hay mucha confusión sobre los precios de las viviendas. En todo el mundo, muchas personas creen que como la tierra se está acabando en una economía mundial que crece rápidamente, los precios de las casas y los departamentos deberían aumentar a un ritmo muy acelerado.

Esa confusión alentó a la gente a comprar casas por su valor de inversión –y fue así una de las principales causas de las burbujas inmobiliarias en todo el mundo, cuyo colapso alimentó la crisis económica actual. En efecto, muchas personas ya se están frotando las manos ante las posibilidades especulativas de comprar casas en los mercados deprimidos de hoy.

Pero en realidad no hay escasez de tierra. Todos los países principales del mundo tienen tierra en abundancia en forma de granjas y bosques, y gran parte de esa tierra podría convertirse algún día en terrenos urbanos. Menos del 1% de la tierra del planeta está urbanizada densamente, e incluso en los países principales más poblados la proporción no llega al 10%.

Frecuentemente hay barreras reglamentarias para convertir las tierras rurales en urbanas, pero estas barreras tienden a debilitarse a largo plazo si los incentivos económicos para evitarlas son lo suficientemente fuertes. Cada vez es más difícil para los gobiernos decir a sus ciudadanos que no pueden tener una vivienda asequible debido a las restricciones al uso del suelo.