0

El descongelamiento de la Dimensión del Norte de Europa

COPENAGUE: Lenta, muy lentamente, Europa está estableciendo su nueva geografía política. La ampliación de la Unión Europea, que incluirá el primer grupo de países solicitantes, ya está cercana, con el cierre de más y más capítulos en las negociaciones bilaterales. Ahora el mayor obstáculo tiene que ver con la voluntad política entre los miembros actuales de la UE para fijar la fecha en que tendrá lugar esa ampliación.

Dentro de algunos meses, en Praga, los líderes de la OTAN también podrían dar luz verde al próximo grupo de miembros nuevos. Así, el 2001 puede resultar un año crucial en la historia interminable de la creación de una Europa nueva y mejor. Por ello, las relaciones con Rusia también deben ocupar un lugar primordial en la agenda europea para esteaño.

Si observamos el muevo mapa de Europa, resulta evidente hacia dónde hay que enfocarse: el noroeste de Rusia comparte ya fronteras tanto con la UE como con la OTAN (hecho que escapa con frecuencia a quienes se oponen a “ampliar la OTAN hasta la frontera con Rusia”). Esta proximidad genera posibilidades de fricción o, si Europa aprovecha el momento, la más promisoria oportunidad para el crecimiento económico. Después de todo, tanto las reformas rusas como muchos de los principales reformadores rusos y el Presidente Putin mismo empezaron sus carreras en San Petersburgo.

La actual presidencia sueca ha recogido el concepto de la “Dimensión del Norte”, que se gestó cuando Finalandia tuvo la presidencia de la UE hace dos años. El 9 de abril, los ministros de asuntos exteriores de la UE, Rusia y otros países de la región del Mar Báltico se reunirán en Luxemburgo para revisar la puesta en marcha del llamado Plan de Acción para la Dimensión del Norte y para ofrecer lineamientos políticos con el objetivo de desarrollar esa iniciativa.