4

Es necesario proteger los avances de Ucrania

KIEV – La crisis económica de Ucrania se ha resuelto en lo inmediato, pero su economía sigue siendo frágil y teniendo necesidad de apoyo internacional. Si su nuevo gobierno se vuelve complaciente, podría perderse lo que el país ha ido ganando.

Ucrania ha avanzado mucho desde el levantamiento del “Euromaidán” de 2013-14. Cuando el ex Presidente Víctor Yanukovich huyó a Rusia en febrero de 2014, la economía estaba en caída libre, con una contracción del 17% en apenas dos años. Los déficits presupuestarios y externos se habían vuelto insostenibles y reclamaban una restructuración radical, por lo que la agresión rusa bastó para empujar al país al precipicio.

Para fines de 2015, el ex Primer Ministro ucraniano Arseni Yatseniuk había hecho notables avances en el saneamiento de las finanzas del país, pero solo en las áreas a cargo de él y sus tecnócratas reformistas.

Una de los sectores más importantes era el energético. Desde principios de los 90, los oligarcas ucranianos habían lucrado enormemente al comprar a bajo precio gas subsidiado y venderlo a precios de mercado. Sin embargo, en los últimos dos años el gobierno ha estandarizado los precios de la energía y eliminado los subsidios (que alcanzaban un 10% del PIB y generaban flujos financieros ilícitos).