0

Ucrania, Rusia y la estabilidad europea

KIEV – Desde el desplome de la Unión Soviética, pareció que se estaban estableciendo nuevas reglas para encauzar las relaciones internacionales en la Europa central y oriental y en el Asia central. Los conceptos fundamentales eran los de independencia e interdependencia, soberanía y responsabilidad mutua, cooperación e intereses comunes. Se trata de conceptos positivos que se deben defender.

Pero la crisis de Georgia ha provocado un duro despertar. El espectáculo de los tanques rusos en un país vecino en el cuadragésimo aniversario de la invasión soviética de Checoslovaquia ha demostrado que sigue existiendo la tentación de la política de poder. Las antiguas heridas y divisiones se enconan. Rusia sigue sin reconciliarse con el nuevo mapa de Europa.

El reciente intento unilateral por parte de Rusia de trazar de nuevo dicho mapa mediante el reconocimiento de la independencia de Abjasia y Osetia del Sur no señala sólo el fin del período posterior a la Guerra Fría, sino que es, además, un momento que exige a los países exponer su posición sobre las importantes cuestiones de la identidad nacional y del derecho internacional.

El Presidente de Rusia Dmitry Medvédev dice que no teme a una nueva guerra fría. Nosotros no la queremos y él tiene la gran responsabilidad de no iniciarla.