¿Cambió Irán?

RIAD – La pregunta más importante para la diplomacia mundial, a días de que comience 2014, es esta: ¿cambió Irán? Tras resultar electo en junio, el nuevo presidente de Irán, Hasán Ruhaní, ha dado señales de una postura más moderada en lo que atañe a las relaciones de su país con el resto del mundo. Pero se impone la cautela, ahora y en los años que vendrán. El país, segundo productor de petróleo del mundo y autoproclamado líder del Islam shiíta y de los revolucionarios musulmanes antioccidentales dondequiera que estén, sigue siendo un peligro, no sólo para Arabia Saudita, sino también para la paz y la estabilidad dentro y fuera de Medio Oriente.

La República Islámica es motivo de preocupación para Arabia Saudita por dos grandes motivos: la búsqueda de armas nucleares y la interferencia en los asuntos de los países vecinos.

Para empezar, los intentos de desarrollo de armas nucleares por parte de Irán suponen un riesgo enorme; si no se les pone límites, es probable que generen una onda de proliferación en todo Medio Oriente. Si, por ejemplo, los miembros del Consejo de Cooperación del Golfo tuvieran que vérselas con un Irán provisto de armas nucleares, se verían obligados a sopesar cuidadosamente sus opciones, lo cual tal vez implique la obtención de poder de disuasión nuclear propio.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/z4bSjGk/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.