Newspapers in Tehran on May 9, 2018 headline the US' withdrawal from the nuclear deal ATTA KENARE/AFP/Getty Images

Los costes de la política de Trump hacia Irán

MADRID – Con el anuncio del presidente Donald Trump de que Estados Unidos volverá a imponer sanciones a Irán, la breve y extraña vida del acuerdo de 2015 sobre el programa nuclear iraní, conocido formalmente como Plan de Acción Integral Conjunto (PAIC), ha entrado en  una nueva y peligrosa fase.

Trump cree que al retirarse del PAIC puede presionar a Irán para que acepte un nuevo pacto más amplio, que además del programa nuclear incluya los ensayos de misiles balísticos, la actitud provocativa de Irán en la región y las violaciones de derechos humanos. Esta visión fue confirmada por el Secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, una semana después de que Trump anunciara su retirada del Plan. Pero, como los socios y aliados de Estados Unidos han advertido, es una jugada sumamente arriesgada que contradice la lógica subyacente al acuerdo.

En principio, la decisión de retirarse del PAIC — a pesar de que Irán ha cumplido todas sus obligaciones conforme al acuerdo — dificulta la búsqueda de una solución al programa nuclear iraní, en particular porque fortalece la postura de los sectores más intransigentes. En general, la retirada amenaza con privar al mundo de un instrumento innovador en materia de gobernanza global y diplomacia multilateral, cuando más se necesita.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/VPn1Q5q/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.