Jabin Botsford/The Washington Post via Getty Images

Una semana movidita para la presidencia de Trump

WASHINGTON, DC – A estas alturas uno casi podría sentir pena por Donald Trump. Si bien ese “casi” es un abismo demasiado ancho para que lo crucen sus opositores, puede decirse que lo que va de febrero ha sido cruel con el presidente de los Estados Unidos (aunque él, claro, no es una víctima inocente).

Durante la primera semana entera del mes, la Casa Blanca de Trump enfrentó más problemas de los que acaecen a la mayoría de las presidencias en un par de meses, o más. El índice Dow Jones tuvo dos caídas de 1000 puntos, que borraron todas las ganancias acumuladas por el período alcista desde el principio del año. Nadie sabía cuándo volverían a estabilizarse los mercados, o si las tan publicitadas rebajas impositivas de Trump (entre otras medidas) estarían alimentando temores de sobrecalentamiento económico y subas de intereses.

Trump se lo puso más difícil, al hacer aquello que sus predecesores en la Oficina Oval tuvieron el tino de evitar: se atribuyó una y otra vez el mérito por la suba de la bolsa. El presunto gran hombre de negocios se olvidó de que todo lo que sube en algún momento tiene que bajar.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/7J7hQDo/es;

Handpicked to read next

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.