0

El modelo de Uribe

Supuestamente, una ola de izquierdas ha sacudido a América Latina. Sin embargo, la reelección de Álvaro Uribe en Colombia no sólo puede haber comenzado a revertir esa tendencia; tal vez también haya mostrado a los partidos conservadores y liberales del continente una manera de avanzar que quizás pronto se ponga a prueba en la elección presidencial de México el 2 de julio.

De hecho, las últimas elecciones presidenciales de Colombia tuvieron un carácter verdaderamente histórico. Por primera vez en la historia moderna de Colombia, se permitió al carismático y trabajólico Presidente Uribe presentarse para un segundo periodo de cuatro años estando en ejercicio de sus funciones. Ganó en primera vuelta con una mayoría absoluta del 62% del voto popular.

Su victoria sacudió un siglo y medio de cómodo desgobierno bipartidista. Uribe, un ex liberal, parece a punto de forjar un nuevo consenso -encarnado por su movimiento Primero Colombia, un bloque de seis partidos uribistas- que abraza el tipo de economía modernizadora y política democrática liberal que ha caracterizado a gran parte del mundo occidental en los últimos 25 años.

Se opone a este consenso un nuevo partido de izquierda, el Polo Alternativo Democrático (PAD). Encabezado por un ex juez de la Corte Constitucional, Carlos Gaviria, está formado por una amplia gama de izquierdistas, desde ex guerrilleros marxistas a socialdemócratas de la “tercera vía”.