El proceso fantasma de paz en Oriente Medio

TEL AVIV – Veinte años después de la Conferencia de Paz de Madrid y diez años después de que los heroicos esfuerzos del Presidente Bill Clinton en Camp David no lograran alcanzar un acuerdo entre israelíes y palestinos, es difícil no llegar a la conclusión de que el proceso de paz palestino-israelí se ha convertido en uno de los engaños más espectaculares de la historia diplomática moderna.

El proceso fue víctima de la incapacidad de las partes de cerrar la brecha entre lo que era políticamente factible para ellas y lo que se necesitaba para un acuerdo. Atrapados entre lo posible y lo necesario, israelíes y palestinos simplemente aprendieron a vivir sin una solución.

Con todo lo obsesionada que pueda estar la opinión pública internacional con los sufrimientos de Gaza, para la mayoría de los israelíes el "problema" palestino parece ocurrir en el lado oscuro de la luna. El muro construido en Cisjordania y la desvinculación de Gaza llevada a cabo por Ariel Sharon prácticamente han eliminado las fricciones cotidianas entre judíos y árabes. Absortos en el auge de su economía, reafirmados por el reciente compromiso del Presidente Barack Obama de nunca abandonar a Israel, y convencidos de su capacidad de derrotar el terrorismo palestino en Cisjordania y evitar que Hamás se aventure a otra guerra, los israelíes han perdido todo sentido de urgencia sobre el problema palestino.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/ZkCY5Zv/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.