El efecto Obama

LONDRES – En los últimos dos meses, he visitado ocho ciudades norteamericanas -Boston, Nueva York, Washington, Houston, Chicago, Los Angeles, San Francisco y Seattle-. ¡Uf! Son varias cosas las que siento.

En primer lugar, si usted tiene que viajar de una ciudad a otra en Estados Unidos, hágase el favor de encontrar la manera de hacerlo en tren. Las aerolíneas norteamericanas son bastante desagradables. Tienen suerte de que la hostilidad a la competencia en lo que pretende ser la tierra del capitalismo de libre mercado haya mantenido a las aerolíneas asiáticas fuera del mercado doméstico. ¿Saben quienes viajan en aerolíneas norteamericanas lo malo que realmente es el servicio que reciben?

Los aeropuertos norteamericanos son tan espantosos como los británicos, tal vez peores. Los Angeles merece el Oscar, con filas al estilo soviético para pasar por seguridad. ¿Cómo es que Estados Unidos nos da la genialidad de Silicon Valley y la infraestructura del Tercer Mundo?

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/bvgeeJa/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.