19

La estructura narrativa del debilitamiento global

NEW HAVEN – Las recientes señales de debilitamiento de la economía mundial han llevado a que mucha gente se pregunte cuánto influirá el pobre desempeño económico de los próximos años. ¿Nos enfrentamos a una prolongada caída global, o incluso a una depresión?

Un problema fundamental que enfrentan las previsiones actuales es que, en última instancia, las causas del desaceleramiento son en realidad psicológicas y sociológicas, y se relacionan con fluctuaciones en la confianza y los «instintos animales», sobre los que hemos escrito con George Akerlof. Sostenemos que esos desplazamientos reflejan historias cambiantes, epidemias de nuevas narrativas y sus visiones asociadas del mundo, difíciles de cuantificar.

De hecho, la mayoría de los economistas profesionales no parecen demasiado apesadumbrados por las perspectivas mundiales. Por ejemplo, el 6 de septiembre, la OCDE emitió una evaluación provisoria sobre las perspectivas globales de corto plazo, escrita por Pier Carlo Padoan, que insulsamente informa «riesgos significativos» en el horizonte: el lenguaje de la incertidumbre propiamente dicha.

El problema es que los modelos estadísticos que componen el instrumental de los economistas funcionan mejor en tiempos normales, así que los economistas naturalmente tienden a describir la situación como normal. Si la desaceleración actual es típica en relación con otros episodios ocurridos en las últimas décadas, podemos predecir una recuperación similar.