El lado olvidado de la guerra contra el terrorismo

En la última década, especialmente después de los ataques a EE.UU. del 11 de septiembre de 2001, en general los occidentales han considerado al terrorismo internacional como la amenaza más urgente a la seguridad humana. En consecuencia, han movilizado y gastado vastos recursos para contrarrestar sus muchas formas.

Sin embargo, lamentablemente la invasión a Afganistán impulsada por EE.UU. y la posterior invasión (sin autorización de la ONU) a Irak subrayan la primacía de las soluciones militares en el pensamiento estratégico de las naciones ricas. Al mismo tiempo, los países en desarrollo han seguido luchando con la persistencia de la pobreza masiva, las enfermedades endémicas, la desnutrición, el deterioro ambiental y grandes desigualdades del ingreso, aspectos todos que han causado un nivel de sufrimiento humano que supera con mucho el causado por los ataques terroristas.

En consecuencia, necesitamos reevaluar los retos globales de hoy en día desde una perspectiva del Tercer Mundo. De hecho, ahora sabemos que una lección fundamental de los ataques terroristas y las insurgencias es que ninguna nación, sin importar lo autosuficiente que sea, puede permitirse permanecer indiferente a si las demás se hunden o salen a flote.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/7mqacvv/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.