La ética de los exámenes para obtener la nacionalidad

PRINCETON -- ¿Se puede de verdad someter a examen la nacionalidad? Un número cada vez mayor de países –en particular en Europa, pero también en otras partes– parecen creerlo.

En el último decenio, han proliferado los exámenes a inmigrantes, pero también las polémicas sobre lo que se puede preguntar legítimamente en ellos. Recientemente, la revelación de que en el examen sobre “la vida en el Reino Unido” se intenta inculcar respeto a las colas –es decir, a guardar cola– inspiró tanto ridículo como indignación.

El ministro británico encargado del examen justificó la idea afirmando que “el simple acto de esperar al turno propio al guardar cola es una de las cosas que mantienen unido a nuestro país. Es muy importante que los recién llegados a ocupar su lugar al guardar cola, ya sea la de un autobús o la de pedir una taza de té”. Aunque esto puede parecer un fragmento de un sainete de Monty Python, plantea una cuestión importante: ¿debe haber límites para lo que se pregunte en el examen a los posibles ciudadanos futuros? ¿Pueden llegar a ser contraproducentes los exámenes?

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/rcxcvaW/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.