Los cuarenta años de la Revolución Cultural

Este mes se cumplen 40 años del lanzamiento de la Revolución Cultural de Mao. Sin embargo, y a pesar de 20 años de liberalización económica, sus heridas siguen siendo un tabú. Los gobernantes de hoy no se atreven a enfrentar sus propias experiencias ni responsabilidad moral. De modo que, tres décadas después de su término, aún no comienza el autoexamen nacional que China necesita.

Por supuesto, el Partido Comunista ha tachado la Revolución Cultural de “catástrofe”, juicio apoyado por la opinión del público general. No obstante, los gobernantes chinos permiten la discusión de la Revolución Cultural sólo dentro de su marco oficial, suprimiendo toda reflexión no oficial. El veredicto oficial generalizado, y el uso de Lin Piao (una vez Vicepresidente y heredero designado de Mao Zedong, y que se rebeló contra él) y la “Banda de los Cuatro” como chivos expiatorios tiende un velo sobre los crímenes de Mao y el Partido, así como los defectos arraigados en el sistema.

Las figuras principales de la revolución Cultural Cultural, que planearon tanta violencia insensata, mantienen su silencio o ensayan defensas insostenibles. La mayoría de las víctimas usan también distintas excusas para ahogar sus recuerdos. Los perseguidos y los perseguidores están dispuestos a hablar sólo de su carácter de víctimas.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/vu8tSgq/es;