Margaret Scott

La cerrada mentalidad europea

PARIS – A Kishore Mahbubani, prominente voz asiática de Singapur y un hombre que a menudo critica a Europa, se le preguntó hace poco sobre lo que Asia podía aprender del "viejo continente". Su respuesta: Europa era sobre todo el continente de la paz, la compasión y la cooperación.

Es posible que "Asia" no exista cultural, histórica, religiosa, social y económicamente  de la misma forma que Europa. Es un continente mucho más variado. Pero los "asiáticos" han estado mirando la experiencia europea y reflexionando sobre ella por largo tiempo. Las élites japonesas ilustradas sienten fascinación por la reconciliación franco-alemana. ¿Podría aplicarse este modelo a las relaciones de Japón con sus antiguos enemigos, entre ellos Corea y China? Y hoy, con el irresistible ascenso de una China más asertiva, el ejemplo europeo de un continente donde simplemente ha desaparecido la perspectiva de una guerra entre enemigos tradicionales - o rivales contemporáneos - es más atractivo que nunca.

Uno no asocia de manera natural a China con la búsqueda de la compasión. Sin embargo, recientemente algunos chinos han descubierto las virtudes del modelo social nórdico, y delegaciones chinas han estado visitando a Oslo con regularidad para ver qué lecciones se pueden llevar a casa.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/tho5iKm/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.