0

Taiwán y China de pleito otra vez

¿Por qué la relación entre China y Taiwán es un asunto tan complicado? ¿Por qué, si tienen intereses económicos comunes (un millón de taiwaneses viven en China continental y trabajan en alrededor de 50,000 empresas con más de 400 mil millones de dólares de inversiones procedentes de Taiwán), hay 500 misiles chinos de corto alcance apuntando hacia la isla?

Los preparativos para las elecciones presidenciales del 20 de marzo son una de las fuentes de tensión en este momento. El presidente actual, Chen Shui-bian, ha iniciado un proceso de referéndum que podría utilizarse algún día para preguntar a los taiwaneses si desean formalizar la independencia de facto que hoy existe. Eso enfurece a China.

Después de todo, como Mao Zedong le dijo a Edgar Snow en 1936, "La tarea inmediata de China es recuperar todos nuestros territorios perdidos", incluyendo explícitamente "Formosa". Desde entonces, China ha buscado cumplir la promesa de Mao.

El nuevo liderazgo chino a menudo da muestras de juicio y moderación en su diplomacia. Pero Luo Yuan, coronel de la Academia China de Ciencias Militares, declaró recientemente que si los líderes de Taiwán "se rehúsan a entrar en razón y siguen utilizando el referéndum como pretexto para buscar la independencia, llevarán a [sus] compatriotas hacia el abismo de la guerra". ¿Cómo es posible que en una época en la que la autodeterminación es un principio sagrado, Taiwán (que sólo ha formado parte de China durante cuatro de las últimas once décadas, y nunca ha estado bajo el control de la República Popular China) sufra el rechazo de todas las naciones cuando se atreve a preguntar en voz alta por qué no se le permite seguir su propio camino?