10

La hipocresía de Modi

NUEVA DELHI – Según los partidarios del primer ministro Narendra Modi, su abrumadora victoria en las elecciones generales de la India fue un rechazo generalizado a todo lo apoyado por el gobierno anterior dirigido por la Alianza Progresista Unida (UPA) y que estuvo liderado por el Congreso Nacional de la India. ¿Se pondrá Modi a la altura de las expectativas de los votantes?

Ciertamente hubo un gran despliegue publicitario. Se afirmó durante la campaña electoral que Modi revertiría el “gobierno deficiente” y la “parálisis política” de la UPA, mediante la introducción de un enfoque radicalmente nuevo, basado en su modelo corporativista, el “modelo de desarrollo Gujarat”. Al hacer esto, transformaría a la India, liberándola de todas las políticas agotadas e ineficaces de la UPA y, por lo tanto, mejoraría las vidas de millones de personas. “Achhe din aane wale hain” – “los días buenos están llegando” – declararon sus seguidores tras su victoria.

En particular, la máquina de relaciones públicas de Modi proclamó el fin de las dádivas y pactos de concesiones que supuestamente caracterizaron a la coalición de la UPA. Modi se comprometió a tomar las decisiones difíciles que la UPA no pudo, destetando a los ciudadanos de la India de la cultura estatista de “concesiones” y subsidios, mientras aplicaba políticas audaces encaminadas a estimular el crecimiento económico y la creación de empleo. Los ciudadanos de la India de hoy, él aseveró, quieren empleos, no limosnas.

Sólo tomó unas pocas semanas para que la falsedad de estas afirmaciones se ponga de manifiesto. Un ejemplo comúnmente citado de la supuesta mala gestión económica del gobierno saliente fue su política sobre precios del azúcar. Las poderosas cooperativas cañeras, lideradas por algunos de los principales partidarios de la UPA, supuestamente condujeron al gobierno a fijar precios extravagantes y a condonar las deudas incobrables de los agricultores del azúcar, lo que lleva a un exceso de producción.