El camino de Rusia hacia el aislamiento

La semana próxima, los presidentes Putin y Bush se reunirán en Eslovaquia.El autoritarismo en ascenso en Rusia y la Revolución Naranja de Ucrania parecen haber terminado con la luna de miel entre ambos gobernantes.Sergei Karaganov, presidente del Consejo de política exterior y defensa de Rusia, evalúa loscrecientes problemas de la política exterior rusa.

Hace dos años, los rusos podíamos mirar al mundo con satisfacción. Parecíamos más fuertes en el ámbito diplomático que lo que nuestro poderío económico y militar podría hacer pensar. Ya no es así.

Hubo algunos éxitos el año pasado, el más importante de los cuales es el hecho de que nuestra deuda externa, que restringe nuestra soberanía económica, está cerca de saldarse. Por lo demás, y aunque las fortalezas objetivas de Rusia no han cambiado, nuestra influencia en los asuntos internacionales ha disminuido. Rusia debería ser un socio valioso en temas como el Medio Oriente, la guerra contra el terrorismo y las iniciativas para evitar la proliferación de armas de destrucción masiva. Sin embargo, no es posible discernir una clara “impronta” rusa en estos asuntos. De hecho, ni siquiera la creciente división entre Europa y EE.UU. ha refrenado la pérdida de influencia de Rusia.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/7I5aRHP/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.