Renovando las noticias

NUEVA YORK – La semana pasada, los rumores provenientes del mundo de los medios impresos eran copiosos: cien periodistas de la redacción de The New York Times serían indemnizados o perderían su trabajo si se rehusaran; recortes pronunciados en periódicos británicos; reducciones de personal en Condé Nast -ocho respetados editores despedidos en la revista Glamour -. En Estados Unidos y otras partes, existe la sensación de que la implosión tan vaticinada de las editoriales de noticias se está acelerando y ha alcanzado una suerte de masa crítica.

La directora de una prestigiosa escuela de periodismo, haciéndose eco de los sentimientos comunes entre sus padres, me dijo recientemente: "Estamos preparando a los alumnos para ingresar en una profesión que no existirá tal cual la conocemos para el momento en que se gradúen".

No hay manera de disfrazar la realidad: los lectores de diarios, en Occidente al menos, están envejeciendo; los lectores más jóvenes prefieren informarse online, donde los lectores, en realidad, pasan mucho menos tiempo leyendo noticias que los lectores de prensa impresa; y, más angustioso aún para la industria, la gente que estaba dispuesta a pagar por los diarios no quiere pagar por el mismo contenido en una pantalla.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/Gk1FKjf/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.