Recordando y olvidando a Zhao Yiyang

Finalmente el ex Premier chino y Secretario General del Partido Comunista, Zhao Ziyang ha muerto. Pero la agenda política que defendió mientras estuvo en el poder pereció hace mucho, el 19 de mayo de 1989, cuando apareció en la Plaza Tiananmen justo antes del amanecer para pedir con los ojos llorosos el perdón de los manifestantes. "Lo siento mucho" dijo a los sorprendidos espectadores. "Llegué demasiado tarde". Después de eso existió más como quimera histórica que como una persona real.

Cuando a la mañana siguiente la Televisión Central china transmitió esta aparición extraña y no prevista –durante los últimos días en que no se censuró la cobertura de los medios—la gente de toda China se quedó estupefacta ante este breve momento de angustia oficial humana. Después de todo, los líderes del Partido rara vez manifiestan sus sentimientos personales en público y mucho menos transgreden los dictados del Partido tan abiertamente como lo hizo Zhao. Ese individualismo no encaja en las prescripciones leninistas ni en los preceptos tradicionales chinos de comportamiento de un alto funcionario.

Cuando la represión que siguió a esas intensas semanas de libre expresión y reunión llegó a su fin apocalíptico durante la noche del 3 al 4 de junio, Zhao desapareció, succionado por el hoyo de la memoria del Partido en el que han desaparecido tantos otros líderes desde la "liberación socialista" de China. Para vergüenza del mundo democrático, casi ningún jefe de Estado protestó en nombre de Zhao, exigiendo como mínimo que se diera una explicación de su encarcelamiento ilegal e inmoral. En cambio, se permitió que Zhao quedara en animación suspendida, bajo arresto domiciliario, convenientemente olvidado como si fuera alguna celebridad en estado criogénico sin esperanzas de resurrección.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/N9Y0mVY/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.