0

Conectar el Mar Rojo

CIUDAD ECONÓMICA REY ABDALÁ – A lo largo de miles de años, el Mar Rojo ha tenido un papel crucial en el comercio global. En tiempos de los faraones, era el centro del comercio mundial de especias. Hoy es una arteria planetaria esencial, nutriendo la demanda occidental de hidrocarburos y facilitando el flujo de productos entre Europa y los prósperos mercados asiáticos. Cada año, más del 10% del comercio mundial pasa por la cuenca del Mar Rojo, cifra destinada a elevarse cuando Egipto duplique la capacidad del Canal de Suez.

Y, sin embargo, hasta hoy la mayor parte de la riqueza generada por el comercio sigue rápidamente su camino, dejando poco por su paso. No hay razones para que esto siga siendo así. Si se hace un esfuerzo regional por facilitar el comercio y construir infraestructura, podemos desarrollar el potencial de reposicionar a los países alrededor del Mar Rojo como destinos de la inversión global y el comercio internacional.

La región del Mar Rojo, con 20 países que usan la ruta como corredor comercial principal, es el mercado emergente más grande, de mayor crecimiento y menos explotado del mundo. La Organización de Naciones Unidas espera que su población más que se duplique en los próximos 35 años, desde 620 millones a 1,3 mil millones de personas. Esto ocurrirá junto con una de las tasas de urbanización más altas del planeta, creándose una floreciente clase media que, según estimaciones de la Brookings Institution, pasará de los actuales 136 millones a 343 millones para el año 2050.

De acuerdo  a las actuales proyecciones, a lo largo del mismo periodo se triplicará el PGB de la región, desde $1,8 billones a $6,1 billones, mientras que el comercio se quintuplicará, de $881 mil millones a $4,7 billones.