Las opciones de Putin

BRUSELAS.– El regreso al Kremlin de Vladimir Putin como presidente de Rusia siempre se dio por descontado. Pero, cuando preste juramento el 7 de mayo, retomará el control formal de un país cuya política –incluso el futuro político del propio Putin– se ha tornado impredecible.

El regreso de Putin a la presidencia, luego de un período de control de facto desde el cargo de primer ministro, supuestamente significaría una tranquilizadora continuidad de «lo mismo de siempre»: un estado fuerte y disciplinado vaciado de los efectos potencialmente desestabilizadores de la democracia multipartidaria y las peleas entre políticos.

En lugar de ello, los rusos han desafiado el statu quo. Su reacción al plan de Putin –desde el anuncio por el presidente Dimitri Medvédev de su paso al costado en favor de su mentor en septiembre pasado hasta las elecciones parlamentarias y presidenciales tremendamente viciadas– y el resentimiento acumulado por el masivo enriquecimiento de los compinches del Kremlin, ha puesto presión sobre Putin y el sistema de gobierno verticalista que creó.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

http://prosyn.org/loSNw6A/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.