Cómo superar la división norte-sur de Africa

El difunto presidente Mobutu Sese Seko del ex Zaire alguna vez declaró que los países del norte de Africa, que se enorgullecen de su descendencia árabe, deberían ser excluidos de la por entonces Organización de la Unidad Africana. La regla de Mobutu era, por supuesto, profundamente errónea, pero no era el único dentro del movimiento panafricano que pensaba de esa manera. El antagonismo entre los negros del Africa subsahariana y los habitantes del norte del continente sigue siendo una realidad que impide la perspectiva de una unión entre ellos.

La hostilidad, el separatismo y el racismo del norte hacia los habitantes del sur están en el centro de esta división. Sin embargo, en nuestra época actual de corrección política, la separación abierta entre el norte y el sur sigue sin mencionarse.

Al declarar que Egipto era una república árabe, el presidente Gamel Abdel Nasser estaba falsificando la historia, borrando 3.000 años de una cultura prolijamente entrelazada con el Africa negra. Por cierto, durante casi tres siglos, del 950 al 663 A.C., Egipto estuvo gobernado por faraones y reinas negros como Tii de la “tierra de Kush” –el Sudán negro de hoy-. Más grotesco aún, cuando los norteamericanos decidieron financiar una película sobre la vida de Anwar Sadat, los egipcios se opusieron porque el actor elegido para representar a Sadat era negro.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To access our archive, please log in or register now and read two articles from our archive every month for free. For unlimited access to our archive, as well as to the unrivaled analysis of PS On Point, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/t4Oiy0j/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.