0

La nuclearización socava la paz

Al abandonar muchos de los acuerdos sobre armas nucleares negociados en los 50 últimos años, los Estados Unidos han estado enviando señales encontradas a Corea del Norte, el Irán y a otras naciones que disponen de conocimientos técnicos para crear armas nucleares. Los acuerdos actualmente propuestos con la India agravan ese atolladero y socavan aún más el pacto mundial por la paz representado por el régimen de no proliferación nuclear.

Al mismo tiempo, no se están dando pasos importantes para reducir el arsenal mundial de casi 30.000 armas nucleares que ahora poseen los Estados Unidos, Rusia, China, Francia, Israel, Gran Bretaña, la India, el Pakistán y tal vez Corea del Norte. Un holocausto nuclear sigue siendo igualmente posible ahora, por errores o fallos de apreciación, como en plena Guerra Fría.

El principal compromiso limitador entre las cinco potencias nucleares originales y más de otras 180 naciones es el Tratado de No Proliferación (TNP) de 1970. Su objetivo principal es el de "prevenir la propagación de las armas nucleares y su tecnología (... ) y alcanzar el objetivo de la consecución del desarme nuclear". En la conferencia de examen del último quinquenio celebrada en las Naciones Unidas en 2005, los únicos países que no participaron fueron Israel, la India, el Pakistán y Corea el Norte: los tres primeros tienen arsenales nucleares avanzados y el del cuarto es embrionario.

El Gobierno de los Estados Unidos no ha dado buen ejemplo, pues ya ha abandonado el Tratado sobre la limitación de los sistemas de proyectiles antibalísticos, que impone limitaciones a los ensayos de armas nucleares y a la creación de otras nuevas, y una política ya antigua de renuncia a las amenazas de "recurrir en primer lugar" a las armas nucleares contra Estados no nucleares. Esas decisiones recientes han alentado a China, Rusia y otros signatarios del TNP a responder con medidas similares.