En Srebrenica la deshonra no fue sólo de los holandeses

Las atrocidades proyectan sombras largas. El gobierno holandés ha renunciado por la masacre de Srebrenica en 1995, que ocurrió cuando ese enclave, supuestamente "seguro", y supuestamente defendido por un batallón de tropas holandesas de la ONU, se rindió a las milicias serbias fuertemente armadas. Lo que siguió fue la masacre de por lo menos 7,000 hombres y muchachos bosnios. El gobierno holandés encabezado por el primer ministro Wim Kok renunció después de que un informe que ellos mismos habían ordenado acusó al gobierno de 1995 (también dirigido por Kok) de actuar irresponsablemente al subestimar las amenazas a que se enfrentaban las tropas de paz holandesas.

Por supuesto, es un acto honorable el que un gobierno acepte la responsabilidad por una falla tan grande y renuncie. Muy pocos gobiernos o políticos aceptan jamás estas deudas de honor. No obstante, la renuncia del gobierno de Kok no soluciona la tragedia de Srebrenica. Solamente subraya el hecho de que la comunidad internacional todavía tiene que ajustar cuentas con la mayor masacre en territorio europeo del último medio siglo.

Lo que debimos haber presenciado en La Haya era no sólo la renuncia de un gobierno holandés, sino la presentación del general Ratko Mladic y sus cómplices ante el Tribunal Criminal Internacional para la Ex Yugoslavia. Mientras estos hombres sigan en libertad, la vergüenza por los acontecimientos de Srebrenica seguirá recayendo en la comunidad internacional.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/vZIdtXj/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.