China's President Xi Jinping, North Korean leader Kim Jong-Un, US President Donald Trump FRED DUFOUR,BRENDAN SMIALOWSKI,TORU YAMANAKA/AFP/Getty Images

Una oportunidad norcoreana para Estados Unidos y China

NUEVA YORK – No salta a la vista, pero Corea del Norte podría llegar a ser lo mejor para la relación entre Estados Unidos y China, desde el colapso de la Unión Soviética. Independientemente de si se llega o no a concretar o no este potencial beneficio, no es difícil de entender por qué existe.

La relación sino-estadounidense contemporánea nació casi medio siglo atrás, sobre la base de una preocupación compartida respecto a la amenaza que representaba la Unión Soviética para ambos países. Fue un caso de libro de texto que ilustró el viejo adagio: “El enemigo de mi enemigo es mi amigo”.

Tal relación podría haber sobrevivido a casi a cualquier situación – excepto a la desaparición del enemigo común. Y, por supuesto, esto es precisamente lo que sucedió debido al final de la Guerra Fría en el año 1989 y la desaparición de la URSS a principios de 1992.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/9vqcTSO/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.