0

Dilemas morales para Fannie y Freddie

NEW HAVEN – La toma por parte del gobierno de Estados Unidos de los gigantes hipotecarios Fannie Mae y Freddie Mac constituye un gigantesco rescate de los acreedores de estas instituciones, cuyas pérdidas han crecido rápidamente mientras los precios de las viviendas siguen derrumbándose. Ahora, con la garantía plena por parte del gobierno de las deudas de Fannie y Freddie, los contribuyentes norteamericanos tendrán que pagar todo lo que no esté cubierto por el capital inadecuado de sus acreedores.

¿Por qué se produce este rescate en el país más confesadamente capitalista del mundo? ¿Acaso los venerables principios capitalistas no implican que cualquiera que creyera en la burbuja inmobiliaria y que invirtiera en Fannie y Freddie debería aceptar sus pérdidas? ¿Es justo que los contribuyentes inocentes ahora deban pagar por sus errores?

Las respuestas a este tipo de interrogantes serían obvias si las cuestiones morales en la actual crisis financiera estuvieran bien definidas. Pero no lo están.

Más importante aún, no resulta claro que el rescate realmente vaya a imponer algún costo neto a los contribuyentes norteamericanos, ya que puede impedir futuros efectos sistémicos que abaten al sector financiero y, con él, a la economía mundial. El simple hecho de que los efectos sistémicos sean difíciles de cuantificar no implica que no sean reales.