0

Hay que movilizar a los gobiernos de Africa para luchar contra el VIH-SIDA

El año pasado, un equipo de expertos nigerianos en VIH-SIDA hizo lo que muchos consideraron un milagro: presentaron al Fondo Global para la Lucha en contra del SIDA, la Tuberculosis y la Malaria una propuesta bien diseñada, inteligentemente escrita y desarrollada localmente. El objetivo era tomar proyectos piloto exitosos -incluyendo un programa nacional de terapia antiretroviral (ARV) en ciernes- y ampliarlos para cubrir a miles de pacientes.

El Dr. Suritiri Fola, uno de un puñado de expertos sobre el SIDA del Ministerio Federal de Salud de Nigeria, era director, a los 32 años de edad, del programa ARV. El Dr. sabía hacer mucho con muy poco. Sus limitaciones eran avasalladoras: tecnología anticuada, infraestructura física en deterioro o inexistente y una burocracia de la salud anacrónica. Para formular la propuesta ARV de Nigeria, escribió en una vieja computadora que le prestó un colega.

Fola recibió un apoyo mínimo de sus colegas para superar los obstáculos y frustraciones a que se enfrentaba día con día. Sin embargo, el Fondo Global aprobó su propuesta sin reservas y se comprometió a apoyar sus esfuerzos con 18 millones de dólares durante los siguientes dos años. Por primera vez contaría con suficiente personal, medicinas y capacitación para dar terapia ARV a miles de personas.

Aun así, el plan ideal de Fola sólo llegará a una pequeña fracción de los que necesitan la terapia. En países pobres como Nigeria, la batalla contra el SIDA exige un conjunto de personal médico, clínicas y medicinas que sencillamente no existe. La creación del Fondo Global para la Lucha contra el SIDA, la Tuberculosis y la Malaria, junto con la reciente propuesta del presidente George W. Bush de sumar 10 mil millones de dólares a la lucha contra el VIH-SIDA, significan que las armas financieras para emprender la guerra contra esta epidemia están comenzando a llegar. Pero gastar miles de millones en vez de sólo millones no será suficiente para alcanzar el objetivo.