Urban planning model in Dubai

El despertar de un siglo nuevo para Medio Oriente

NUEVA YORK – Estados Unidos, la Unión Europea y las instituciones lideradas por Occidente como el Banco Mundial suelen preguntarse por qué Medio Oriente no puede gobernarse a sí mismo. La pregunta es sincera, pero revela poca reflexión. El mayor impedimento al buen gobierno en Medio Oriente ha sido no haber podido gobernarse a sí mismo: las instituciones políticas regionales han quedado incapacitadas por repetidas intervenciones de Estados Unidos y Europa, que se remontan a la Primera Guerra Mundial, y en algunos lugares incluso antes.

Un siglo ya es mucho. El año 2016 debería señalar el inicio de un siglo distinto, con una política de matriz regional que encare con urgencia los desafíos del desarrollo sostenible.

La suerte de Medio Oriente durante los últimos cien años quedó echada en noviembre de 1914, cuando el Imperio Otomano eligió el bando perdedor en la Primera Guerra Mundial. El resultado fue el desmantelamiento del imperio y la imposición de un control hegemónico de sus restos por las potencias vencedoras: Gran Bretaña y Francia. La primera, que ya controlaba Egipto desde 1882, asumió el control efectivo de los gobiernos de lo que hoy son Irak, Jordania, Israel y Palestina, y Arabia Saudita, mientras que la segunda, que ya controlaba gran parte del norte de África, asumió el control de Líbano y Siria.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/aWORidy/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.