0

Paz en Oriente Medio por cualquier medio de que se disponga

RAMALA – Algo está ocurriendo en el conflicto de Oriente Medio, pero resulta difícil decir qué. Parece haber avances al alcance de la mano, aunque todas las partes parecen aferrarse a sus posiciones tradicionales. La Liga Árabe dio el visto bueno a la celebración de conversaciones indirectas palestino-israelíes y los diversos foros de los dirigentes palestinos han aprobado su reanudación. Incluso el negociador palestino Saeb Erekat, habitualmente alborotador, ha moderado su retórica y el Presidente palestino, Mahmoud Abbas, ha concedido una entrevista optimista a la TV de Israel.

Pero Israel no ha accedido en público a la solicitud americana y palestina de rescindir la construcción de asentamientos en Jerusalén aprobada durante la reciente visita a Israel del Vicepresidente de los Estados Unidos, Joe Biden. Al contrario, los funcionarios israelíes, al negar la afirmación de los palestinos de que existe un acuerdo secreto EE.UU.-Israel, se proponen claramente continuar construyendo viviendas judías en la ocupada Jerusalén oriental. Entonces, ¿qué está sucediendo?

Para empezar, estamos entrando de nuevo en lo que Henry Kissinger llamó el reino de la “ambigüedad constructiva”. Se ha asegurado a los palestinos, mediante un mensaje del Presidente Barack Obama, entregado por su enviado especial George Mitchell, que los israelíes no cometerán ninguna “provocación” durante los próximos cuatro meses de negociaciones indirectas. Cuando se les apremió a que se explicaran con mayor claridad, los palestinos reconocieron que no existe una promesa por escrito al respecto.

Pero, según se ha dicho, en un reciente viaje a Israel del asesor de la Casa Blanca Dan Shapiro los israelíes le aseguraron que no colocarían en una situación embarazosa a sus amigos americanos. A cambio, Shapiro entregó al ultraortodoxo dirigente del partido Shas de Israel una invitación a la Casa Blanca. Mitchell entregó una invitación similar a Abbas.