Haciéndole lugar a China

CAMBRIDGE – La moneda subvalorada y el gigantesco excedente comercial de China plantean grandes riesgos para la economía mundial. Amenazan con una importante reacción proteccionista en Estados Unidos y Europa, al tiempo que socavan la recuperación en los mercados en desarrollo y emergentes. Si no se los controla, generarán una creciente acrimonia entre China y otros países. Pero la solución no es, ni por cerca, tan simple como quieren hacerla parecer algunos expertos.

Si escuchamos lo que se dice en Washington y Bruselas, o lo que se lee en la prensa financiera, pensaríamos que estamos presenciando una clara obra de moralidad. Al decir de estos funcionarios y comentaristas, está en el propio interés de China permitir que se aprecie el renminbi. Después de todo, la economía china ya no puede basarse en la demanda externa y en las exportaciones para sustentar su asombroso crecimiento, y los consumidores chinos, que en promedio todavía son pobres, merecen un respiro y ser estimulados para gastar más que para ahorrar.

Esta historia coloca a los estrategas políticos de China en el papel de manipuladores malvados y desorientados de la moneda que, inexplicablemente, optan por perjudicar no sólo al resto del mundo, sino también a su propia sociedad. De hecho, una apreciación del renminbi probablemente le asestaría un duro golpe al crecimiento de China, que esencialmente se basa en una receta simple y probada en el tiempo: fomentar la industrialización. La subvaloración de la moneda hoy es el principal instrumento del gobierno chino para subsidiar el sector industrial y otros sectores comerciales, y por lo tanto promover el crecimiento a través de un cambio estructural.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/f8YfrCc/es;