Main Street USA Universal Images Group/Getty Images

¿Dónde construir el muro de Trump?

CAMBRIDGE – ¿Qué tienen en común Huntsville (Alabama), Princeton (Indiana), Georgetown (Kentucky), Blue Springs (Mississippi), San Antonio (Texas), Buffalo (West Virginia), y Greer (South Carolina)? Son las localidades donde Toyota y BMW construyeron sus plantas manufactureras en Estados Unidos. Ninguna queda en el Rust Belt –la franja de ciudades industriales que va desde Michigan hasta la zona oriental de Pensilvania– donde tradicionalmente se ubicaron gran parte de la industria automotriz y sus proveedores.

Evidentemente, el declive del Rust Belt no se debe de manera exclusiva a China y México. Obedece también a que la industria automotriz se ha expandido a otras zonas geográficas de Estados Unidos, saliendo de los núcleos en los que originalmente se concentró. Y este cambio no se debió tanto a que GM trasladara sus plantas, sino más bien que perdió cuota de mercado frente a Toyota, Nissan, Honda, Hyundai, BMW, y Mercedes-Benz.

Es obvio que señalar esto no reduce el sufrimiento de quienes se han visto afectados. Pero sí altera las implicaciones para la formulación de políticas –y las lecciones que brinda el ejemplo estadounidense son relevantes a nivel mundial–.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/6mDQvFb/es;

Handpicked to read next

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.