La sombra de Libia sobre los fondos soberanos

NUEVA YORK - A medida que los ciudadanos de Libia reconstruyen sus vidas y su economía, se está convirtiendo en una prioridad deshacer la corrupción en la Autoridad de Inversión Libia (AIL), el fondo soberano en que el régimen de Muammar Gadafi supuestamente escondió y malgastó los recursos generados por el petróleo. El Consejo Nacional de Transición está discutiendo quién debe hacerse cargo del Banco Central de Libia y los activos de la AIL, una decisión especialmente importante dado que se espera que la producción de petróleo demore varios años en regresar a los niveles anteriores a la guerra.

Independientemente de cómo el gobierno de Libia termine manejando la AIL, todos los fondos soberanos -y sus asesores y recaudadores de fondos - pueden aprender varias lecciones importantes. Por supuesto, no se debe inferir del caso de Libia de que los fondos soberanos en todos los demás países estén plagados de corrupción y conflictos de intereses. La AIL ha sido siempre excepcional; de hecho, tradicionalmente varios índices que clasifican los fondos soberanos en cuanto a transparencia, rendición de cuentas y gestión pública solo han dado a Irán una calificación inferior.

Sin embargo, si bien los casos difíciles tienden a generar mala reputación y es demasiado pronto para juzgar, la AIL debe ser una llamada de atención para las corporaciones y los fondos de Oriente Próximo y el mundo entero.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/VYvF3AM/es;