0

El trabajo en un mundo de capitalismo financiero

La hostilidad tradicional entre sindicatos y el mundo de las finanzas no debe ocultar su interés común en utilizar instrumentos financieros de forma expansiva y creativa. Vivimos en una época de capitalismo financiero y la única manera inteligente de avanzar -para los sindicatos y otras asociaciones de trabajadores-es que estas agrupaciones ayuden a sus miembros a hacer un uso cada vez más sofisticado de las herramientas de gestión del riesgo.

Las fronteras tradicionales entre trabajo y capital se están borrando. Por ejemplo, las empresas incluyen con mayor frecuencia opciones sobre acciones en sus paquetes salariales normales, incluso para los empleados de base. En los Estados Unidos, el Departamento del Trabajo informa que en 2003 al 14% de los trabajadores en empresas con 100 o más empleados se les ofrecieron opciones sobre acciones. Es de esperar que haya más de esos paquetes en el futuro.

El problema es que la mayoría de los empleados no entienden bien las acciones y no saben cómo evaluarlas. Un trabajo reciente de los profesores del MIT Nittai Bergman y Derk Jenter indica que los directores tienden a otorgar opciones a los empleados cuando éstos se muestran excesivamente optimistas sobre las perspectivas de las acciones de la empresa -y así, de hecho, sustituyen de manera oportunista opciones sobrevaluadas por salario completo.

Los sindicatos y las asociaciones de trabajadores son los vehículos naturales para vigilar este tipo de conducta, pero deben invertir en los conocimientos para hacerlo de manera eficaz. No deben obstaculizar las compensaciones que incluyan opciones sobre acciones o que creen de alguna forma riesgos financieros para los empleados. Pero deben asegurarse de que dichos programas estén administrados tomando en cuenta los intereses de los empleados, porque las empresas que alientan a su trabajadores a recibir opciones o a invertir directamente en las acciones de la compañía les están pidiendo que corran parte del riesgo de las empresas.