Red kangaroos Arterra/UIG via Getty Images

La nación de los canguros

MELBOURNE – El canguro rojo (el mayor de todas las especies de canguro) es el animal nacional de Australia. Hay canguros en el escudo de armas del país, en las monedas, en los uniformes deportivos y en los aviones de la aerolínea australiana más popular. Si salgo de excursión y veo a estos magníficos animales a los saltos por el campo australiano, no puedo dejar de sentir que estoy en un país único, provisto de una flora y fauna distintiva. Pero como demuestra un documental reciente internacionalmente aclamado para el que me entrevistaron, “El canguro: una historia de amor-odio”, la relación de Australia con los canguros tiene un costado mucho más oscuro.

Cada año, los cazadores matan a millones de canguros (nadie sabe exactamente cuántos), en la matanza comercial de fauna terrestre más grande del mundo. Los gobiernos de los estados de Australia emiten cuotas de caza que, en años recientes, permitieron matar a más de cinco millones de canguros; pero esas cuotas no son un indicador fiable de la cantidad real de muertes. Por un lado, algunas quedan sin usar, así que puede ser que la cantidad de canguros muertos no llegue a cinco millones. Pero por otro lado, no se cuenta a los cientos de miles de cachorros que todavía están en el marsupio cuando se mata a la madre, quienes también morirán indefectiblemente. Además, nadie sabe a cuántos canguros se mata ilegalmente por fuera del sistema de cuotas.

Esta matanza obedece a dos grandes razones. En primer lugar, la venta de la carne, la piel y el pelo. Los indígenas australianos cazaban y comían canguros, pero entre los australianos urbanos la carne no es muy apreciada (según un estudio, sólo el 14% de la gente come canguro cuatro o más veces al año). Muchos turistas que vienen a Australia la prueban, y también hay una modesta industria exportadora, pero la mayor parte termina como alimento para mascotas. La piel de canguro se usa para hacer cuero, y el pelo para suvenires.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To access our archive, please log in or register now and read two articles from our archive every month for free. For unlimited access to our archive, as well as to the unrivaled analysis of PS On Point, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/6Tu0RAf/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.