Ucrania: un error garrafal de Europa

BERLÍN – Debe de ser la primera vez que a la Unión Europea le pasa algo así: el gobierno del presidente de Ucrania, Víktor Yanukóvich, fingió negociar un acuerdo de asociación y después se echó atrás a último minuto. Los líderes de la Unión Europea se sintieron engañados, pero en Moscú hubo ánimo de fiesta.

Ahora sabemos que para Yanukóvich, el verdadero motivo de la negociación era subirle a Rusia el precio de mantener a Ucrania en su órbita estratégica. Pocos días después, Yanukóvich y el presidente ruso Vladímir Putin anunciaron la concesión de un préstamo de Rusia a Ucrania por 15.000 millones de dólares, además de una rebaja del precio del gas natural y diversos acuerdos comerciales.

Desde el punto de vista de Yanukóvich, el acuerdo con Rusia tiene sentido en el corto plazo: el gas barato ayudará a Ucrania a pasar el invierno; el préstamo le servirá para no caer en cesación de pagos de su deuda; y se mantiene abierto el mercado ruso (del que depende su economía). Pero a mediano plazo, al rechazar a la Unión Europea y elegir a Rusia, Ucrania corre riesgo de perder su independencia, de la cual depende el orden post‑soviético de Europa.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/1i57iDa/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.