Jerusalén y más allá

TEL AVIV – La política del gobierno del primer ministro Benjamin Netanyahu respecto de Jerusalén está mal concebida. Esto quedó ampliamente demostrado con el anuncio de la construcción de 1.600 nuevos apartamentos en la zona ocupada al este de la ciudad durante lo que se suponía iba a ser una visita de cortesía del vicepresidente norteamericano, Joe Biden, el mejor amigo de Israel en la administración del presidente Barack Obama.

Sin embargo, aunque tal vez Netanyahu no sea un gran conciliador, la administración Obama, al calificar el anuncio como un intento deliberado por frustrar las inminentes conversaciones indirectas con los palestinos, exageró el incidente para beneficio propio.

Por menos convincente que les pueda parecer a sus críticos, Netanyahu está interesado en las negociaciones. Esto no significa que sea capaz de tomar las decisiones necesarias sobre las cuestiones centrales, sin las cuales será imposible sellar un acuerdo. Pero, además de una conciliación, Netanyahu también –y quizá básicamente- está involucrado en un ejercicio de supervivencia, un intento imposible de complacer a demasiados actores con expectativas disímiles.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/yBu4nWV/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.