France and Jordan Thierry Chesnot/Stringer

El regreso de la opción jordana

TEL AVIV – La iniciativa de Francia para organizar una conferencia internacional y relanzar las conversaciones directas entre israelíes y palestinos, con miras a alcanzar la escurridiza «solución de dos estados», es producto de una resistente fantasía. Después de décadas de fracasos en las negociaciones, es hora de que comencemos a pensar como adultos.

Ni la sociedad israelí ni la palestina están preparadas para llegar a un acuerdo; por el contrario, en Israel el creciente nacionalismo se ha convertido en un obstáculo fundamental para cualquier negociación. Mientras el primer ministro Benjamín Netanyahu intente satisfacer a los elementos ultranacionalistas, no hay posibilidades de que logre producir las propuestas de paz buscadas por sus predecesores, Ehud Barak y Ehud Ólmert. En cuanto a los palestinos, su fragmentada política socava cualquier posibilidad de negociación eficaz.

Pero aún más allá de las circunstancias actuales, existen motivos más fundamentales por los cuales el proceso de paz israelí-palestino nunca ha funcionado. El papel de la historia y la religión en el conflicto, junto con lo reducido del territorio por el que luchan las partes, dejan un margen de ajuste demasiado estrecho.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/5hi3rvi/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.