Israel y la OTAN – Entre la membrecía y la asociación

MADRID – La idea de integrar a Israel a la OTAN con frecuencia ha sido promovida como un cebo para alentar al estado judío a hacer las concesiones necesarias para un acuerdo de paz árabe-israelí. Y algunos líderes israelíes –el ministro de Relaciones Exteriores Avigdor Liberman, por ejemplo- están convencidos de que sumarse a la OTAN funcionaría como un elemento de disuasión vital contra Irán.

Sin embargo, es altamente improbable que la plena integración de Israel a la Alianza sea factible desde el punto de vista de la OTAN. A la Alianza no le gustaría tener que aplicar el Artículo 5 de la carta de la OTAN, que obligaría a sus miembros a pelear por Israel si éste fuera atacado por alguno de sus muchos enemigos potenciales en una región endémicamente peligrosa.

Tampoco resulta claro que pertenecer a la Alianza sea algo que le interese demasiado a Israel, un país cuya doctrina de defensa siempre ha estado basada en la confianza en sí mismo y la libertad de maniobra en cuestiones de seguridad. La alianza de palabra de Israel con Estados Unidos es una alternativa más conveniente.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/xWnBz1Z/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.